Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Print this pageEmail this to someone

El blog Dastatu Rioja Alavesa entrevista a Luis Cañas, a sus 86 años de experiencia vital: “Con un buen vino se puede ir al mundo entero”

En Villabuena de Álava tiene la bodega Luis Cañas. Nos recibe sin haber quedado con él. Abre sus puertas en cuanto le hablamos del Blog Dastatu Rioja Alavesa del Gobierno Vasco. Nos ofrece sus vinos. Su hospitalidad. Escuchándole pensamos que todos estos hombres, su veteranía de toda una vida en la comarca, merece la admiración, el reconocimiento. El afecto.

Luis Cañas

Comenzamos hablando del premio que recibió del Gobierno del Lehendakari Juan José Ibarretxe ante mil empresarios vascos, en Bilbao.

.- ¿Qué les dijiste entonces?

Te voy a confesar que, antes de salir al estrado, al Lehendakari Ibarretxe le dije que yo no saldría al escenario. “Por lo menos tienes que salir a dar las gracias”, me dijo el Lehendakari. “Y qué digo yo”. Y mientras fui a recoger el premio pensé lo que iba a decir: “Muchas gracias por el premio que me habéis dado, y muchas gracias a todos los que estáis aquí, pero lo mío va a ser cortito, porque lo mío no es hablar. Lo mío es trabajar e invertir”. El Lehendakari me felicitó después diciéndome que en pocas palabras lo había dicho todo.

.- ¿Quién te trasmitió ese espíritu de trabajo?

A mi padre le he visto toda la vida en el campo. Se llamaba Carlos y se murió joven, con 67 años. Que yo ya tengo 86 cumplidos.

¿Además de trabajar mucho, dirías que has tenido suerte con los negocios?

La suerte… no sé. A mí se me murió mi mujer muy joven, hace ya dieciocho años. Empresarialmente no me ha ido mal. La suerte viene trabajando mucho, pero a veces, y aún así, tienes mala suerte también y te fallan los negocios. Aquí en esto se trabaja mucho. El lunes marcha mi hijo a Asia, y no ha hecho más que venir de América.

Luis Cañas II

Qué bodeguero de la Comarca no marcha hoy a China!

Sí, pero lo primero que hay que hacer es un buen producto. Si tienes un buen vino puedes ir a todas las partes del mundo. Pero si no lo tienes, ya te puedes ir retirando.

Cómo han cambiado las cosas. Tu padre y tu abuelo con mulas a llevar el vino a otras zonas de Euskadi, y tu hijo a Latinoamérica o Asia en avión

En esta vida no hace falta más que humildad y honradez. Ir con la cabeza bien alta, que no te diga nadie que le has fastidiado. Esa es la enseñanza que recibí de mi padre. Y me emociona. Yo voy por muchos sitios y me dicen “Adiós Cañas”, y no sé quién es. Pero lo más grande hoy en este mundo es trabajar honradamente con humildad. Con eso vas a todos los sitios.

¿Te da más miedo el mundo ahora?

Mi hijo lo tiene hoy más difícil. Hay más competencia. Pero sé que lleva un producto bueno. Si no lo compran es porque será algo más caro que lo de los demás. Que andan por ahí vendiendo vinos que sólo la botella vacía vale lo que vale el vino.

El vino que hacéis ahora es tan bueno como el que hacía tu padre.

El vino de hoy es mejor. Es mejor porque ahora se sabe más que antes, se hacen muchas catas, hay muy buenos profesionales. Hay enólogos, laboratorios, todo un mundo… Pero te diré que a mí nunca me ha fallado la nariz y el paladar para el buen vino.

¿Cómo dirías que se hace una buena cata de vino?

Hay que estar con el estómago vacío. Y catar el vino sobre las 12 o las 13 horas del mediodía. O hacia las 8 de la tarde, antes de cenar. Ahora hay máquinas que sacan el ph en plena vendimia, que sacan el grado, sacan todo. Ahora puede ser vinatero o cosechero cualquiera por los aparatos que hay. Ahora, eso sí, hay que ser constante.

Viñedos cercanos a Luis Cañas

¿Qué dices de Rioja Alavesa?

Que nada más pasar el Ebro ya se conocen nuestros vinos. Esta tierra es completamente diferente que las demás porque cada terreno cría lo suyo. Aquí han venido bodegas de Cataluña, de la Mancha, del Penedés, de Galicia… admirando todos ellos nuestro terreno. A nadie le digo que mi vino, o el vino que aquí se elabora, es el mejor del mundo, pues en todos los sitios se hace buen vino, pero… este terreno es el mejor, el mejor.

Racimo y hojas talladas en madera

Danos un ejemplo de lo que ‘una tierra da’.

Sí. La anchoas del Cantábrico, o la merluza del Cantábrico, no son como las de por ahí. Aquí son mejores. Cada terreno cría lo suyo. Hace poco estuvo aquí un grupo de franceses catando los vinos. Me puse a hablar con una chica en la calle y me dijo “Jo, lo que tenéis aquí”. Me confesó que como bodeguera y agricultora francesa estaban “con el agua al cuello, pero no por culpa de nadie. Por culpa nuestra, porque hemos cobrado por el vino de Francia lo que no teníamos que haber cobrado”. Eso me dijo. La verdad es que aquí vienen franceses a comprarnos vino. “Y esa gente que se nos ha marchado –me dijo- a ver cómo la recuperamos”.

Así que humildad y honradez.

Eso es lo que decía mi padre. Es lo que digo yo. Gran verdad, eh!

Dastatu Rioja Alavesa

Dastatu Rioja Alavesa

Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Print this pageEmail this to someone